jueves, 20 de agosto de 2009

Maestros que se alejan de la inclusión

tecnológica y de conectividad

Comparto esta nota publicada por María Elena Brizuela, Coordinadora de la Especialización en Periodismo Digital del Colegio Universitario de Periodismo, aporta su visión sobre el impuestazo tecnológico.

El 5 de agosto, la Cámara de Diputados dio luz verde al impuestazo tecnológico que ahora espera tratamiento en el Senado.

El proyecto modifica la ley de impuestos internos aumentando un 26,63% la tasa efectiva a la importación de productos electrónicos extranjeros y también a los fabricados en nuestro país, excepto los producidos en Tierra del Fuego.

Voces del oficialismo fundamentan desde el incentivo a la producción nacional fomentando la instalación de fábricas en el polo tecnológico austral, mientras que desde la oposición sostienen –entre otras cosas- que no hay capacidad para abastecer la demanda y pugnan por medidas que acorten la brecha digital en lugar de agrandarla.

Mientras que en los países desarrollados las políticas públicas tienden a facilitar a sus ciudadanos el acceso a los bienes tecnológicos, este proyecto de ley claramente retrasa a la sociedad argentina en materia de productividad y educación.

Para centrarnos concretamente en lo educativo, hagamos un ejercicio comparativo sobre cuánto le cuesta actualmente a un maestro de primaria argentino, chileno, español y estadounidense acceder a una PC de escritorio básica y servicio de conexión a Internet banda ancha.

En el cuadro podemos ver que, mientras a un docente argentino no le alcanza todo el sueldo del mes para comprar una PC de escritorio, un maestro chileno podría comprar si quisiera 3,7 computadoras, un español 4 y un estadounidense 8.





Para acceder al servicio de conexión a Internet banda ancha, un maestro de primaria en Argentina deberá “sacrificar” el 3,99% de su sueldo, un chileno el 1,73%, mientras que en España y EEUU el porcentaje baja para acercarse al 1%.

Si el proyecto se convierte en ley, nuestro maestro de primaria se alejará 20 puntos de poder alcanzar una PC básica, que pasará a costar cerca de $3.000, requiriendo aproximadamente un sueldo y medio para poder adquirirla.

La tecnología y la conectividad nos acercan al diálogo cultural y científico que circula por Internet. Este proyecto de ley es una evidencia más de que en nuestro país los docentes están cada vez más lejos de las herramientas –tecnológicas, culturales, de formación- que les permitan formar a esta generación de nativos digitales y para participar activamente de la sociedad del conocimiento.


Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada